martes, 10 de enero de 2012

A child does not know love.


Me pasé casi toda la noche pensando, y me dí cuenta de algo. Luego caí en un profundo y pacífico sueño y no volví a pensar en ti. ¿Sabés de que me di cuenta? Que solo eres un niño, y que en realidad, no tienes ni idea de lo que dices. Es normal, nunca has salido de aquí. Si te preguntara algo sobre arte me responderías con detalles de todos los libros de arte que se hayan escrito. Lo sabes todo, lo que haga falta. Pero apuesto que no puedes decirme como huele la Capilla Sixtina. Jamás has estado ahí, ni has contemplado ese hermoso techo. No lo has visto.
 Si te preguntara por las mujeres, supongo que me darías una lista de tus preferidas. Quizás hasta hayas estado con ellas, algunas veces. Pero no podrías decirme lo que se siente el despertar junto a una mujer y sentirse verdaderamente feliz. 'Un chico duro'.
Si te preguntara por la guerra, probablemente citarías algo de Shakespeare ¿no? "Una vez más hacia la brecha, amigos míos". Pero nunca has estado en una. Nunca has sostenido la cabeza de tu mejor amigo en las manos, gastando su último suspiro pidiendote ayuda.
Si te preguntara por el amor, me citarías un soneto. Pero nunca miraste a una mujer y te sentiste totalmente vulnerable. Ni has conocido a alguien que pueda controlarte con sus ojos. Como si Dios hubiera bajado un ángel a la tierra sólo para ti, que pudiera rescatarte de las profundidades del infierno. Ni sabes qué se siente ser un ángel para ella, sentir ese amor por ella, y estar ahí por siempre, a pesar de cualquier cosa. No sabes lo que significa perder a alguien, porque sólo pasa cuando amas a alguien más que a ti mismo, y dudo que te hayas atrevido a amar tanto, de ese modo.
Te miro y no veo a un hombre confiado, ni inteligente. Veo a un niño, presumido y muerto de miedo. Nadie podría comprender lo que hay dentro tuyo. En cambio, presumes de saberlo todo de mi porque leiste algunas palabras mías e hiciste pedazos mi vida. ¿Crees que se lo dura que ha sido tu vida, como te sientes y quien eres, solo por leerte? ¿Unas palabras bastan para definirte? Personalmente, eso no me importa, porque no puedo aprender nada de ti, ni leer nada de ti en unas malditas palabras. A menos que quieras hablar sobre ti mismo, sobre quien eres. Entonces estaré fascinada. Lo aceptaré. Pero no quieres hacerlo ¿verdad?, tienes miedo. Te aterroriza lo que puedas llegar a decir. Te toca, niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada